jueves, 10 de mayo de 2018

La transición en el cambio sistémico



Cada vez más personas acceden a la convicción de que el sistema en el que vivimos (para algunos el sistema capitalista en su conjunto, para otros alguna versión particular del mismo) se encuentra en decadencia o en crisis. Algunos menos están también convencidos de que esta crisis es terminal. Y muchos menos aún visualizan la emergencia de un sistema nuevo.

Agradecemos a Amanda Frenton

Claro, el nuevo sistema aún es incipiente y marginal, por lo que puede resultar invisible. De hecho aún no llega a ser un "sistema". En consecuencia puede parecer un conjunto caótico de anomalías dispersas sin consecuencias duraderas sobre el sistema dominante. Sin embargo el cambio está en marcha.

Para los impacientes que esperan algo así como la toma de la Bastilla y que se de vuelta la tortilla de la noche a la mañana puede ser exasperante, pero este cambio es un proceso lento y no hay una hoja de ruta o un modelo "prêt-à-porter" que pueda ser "instalado" o adoptado, sino que "se hace camino al andar". Se va experimentando en la práctica y luego los aprendizajes son comunicados, discutidos, desafiados, superados, adaptados, etc. por otros grupos de innovadores.

Estamos inmersos en una enorme ola de cambio cultural global y lamentablemente los estudiosos de la cultura (los antropólogos) están muy ocupados con cosas que consideran más importantes. Generalmente con el pasado. En el mejor de los casos describiendo los defectos del sistema agonizante. Pero nadie (que yo conozca al menos) estudiando los procesos de cambio hacia lo nuevo. Ni hablar de participar en ellos. Es imposible participar activamente en algo que no podés percibir.

Algunos incluso hasta lo resisten. Paradójicamente hoy día para muchas personas lo "progresista" es resucitar el modo de regulación fordista con sus arreglos institucionales. O sea, volver al pasado. Un régimen que fue resistido por los trabajadores en sus comienzos, porque incrementó su explotación. Y hoy día el progresismo reclama por nuestro "derecho" a seguir siendo explotados (tener in trabajo asalariado en relación de dependencia).

En el ámbito educativo los gremios docentes dicen "defender" la educación pública, cuando con el reclamo de más presupuesto y mayores sueldos lo que están defendiendo son sus intereses sectoriales. En la calidad de educación que se imparte hoy no piensan ni los funcionarios del Ministerio ni los sindicalistas. Y no es que hagan mal su trabajo. El problema es que no tiene sentido hacer bien un trabajo que no sirve. Esto lo sabe todo el mundo comenzando por los propios estudiantes de todos los niveles, que tienen que perder años de sus vidas soportando diariamente esta trituradora que tan bien pintó Pink Floyd en su película "The wall".

Lo que no sirve no se arregla con más dinero. Ni con todo el dinero del mundo. Hay que reinventar la educación. La que tenemos hoy no existió toda la vida. Fue inventada en cierto momento histórico con un propósito. Hace ya dos siglos. ESA educación ya no le sirve a nadie. Y sin embargo seguimos llevando nuestros hijos a la escuela y luego queremos que sigan yendo a la universidad y se sigue reclamando más presupuesto para este sistema inútil, cuando los esfuerzos y los recursos deberían ser puestos en experimentar nuevos métodos, contenidos y sistemas. El Estado no lo va a hacer, porque no puede experimentar con la población. Si lo intentara la resistencia probablemente sería enorme. Experimentar con métodos pedagógicos y contenidos implica que no todos van a recibir "la misma" educación, lo cual es un crimen para la mente fordista que pretende para todos lo mismo.

Además, ante la posibilidad del cambio a algunos nos asalta la incertidumbre y el miedo. Entonces "más vale malo conocido" y seguimos sosteniendo lo insostenible hasta que la llegada de una crisis más profunda nos obligue a cambiar a la fuerza.

Por suerte hay personas que no quieren llegar al límite antes de ponerse a inventar algo más acorde a lo que consideran una educación para el mundo en el que queremos vivir, y están dispuestas a correr el riesgo de experimentar.  Así es como proliferan escuelas privadas (lo que no es sinónimo de "empresariales"), cooperativas o comunitarias, algunas creadas por grupos de padres que quieren algo mejor para sus hijos, en donde se siguen pedagogías alternativas (Waldorf, Montessori, comunidades de aprendizaje, escuelas sin grados, ni deberes, ni exámenes) y también la "educación en casa" (home-schooling), o sea, sin escuela, algo que a algunas personas les parece un retroceso.

En el video que les comparto hoy, en sólo seis minutos, Deborah Frieze, del Instituto Berkana, expone un marco conceptual de la dinámica del proceso de transición de un sistema en decadencia a otro emergente. Es decir, un momento como el que estamos viviendo hoy, y que puede durar varias décadas.

Lo encontré muy claro y además útil para la acción y por eso decidí traducirlo y subtitularlo para poder compartirlo. Es esta tarea conté con la ayuda de dos amigos, Sally D. y Numa, a quienes agradezco profundamente el trabajo que se tomaron de revisar mi traducción y llenar los huecos que tenía. Me parece un motivador eficaz para pensar en dónde estamos ubicados hoy en relación a algún tema de nuestro interés (educación, salud, vivienda, energía, finanzas, producción de alimentos, etc.) y cuales son las tareas que tenemos por delante para impulsar el cambio en ese dominio. Ojalá por lo menos, les resulte, como decía Leví-Strauss, "bueno para pensar".
[NOTA: Si no ven los subtítulos presionen el botón "CC"]







domingo, 12 de noviembre de 2017

Desorientado en el lenguaje

Hace ya unos cuantos años, de la lectura de Paul Feyerabend me quedó el gusto por la etimología como una manera de revelar la cosmovisión implícita en el lenguaje. En nuestro caso, la cosmovisión greco-latina.

Lo que me gustó del uso que hacía Feyerabend de la etimología es cómo se remontaba al uso que tenían ciertas palabras o las raíces de ciertas palabras actuales en la cultura de origen.

Antes había conocido la hipótesis de Sapir - Whorf, según la cual las categorías del lenguaje condicionan el pensamiento. Y más tarde conocí por Lakoff y Johnson (2007) que el lenguaje es metafórico. Y así se reforzó mi afición por los juegos de palabras y por conocer el uso antiguo de palabras aún vigentes.

El ejemplo clásico es la misma noción de "cultura", que está vinculado a "cultivar", y su oposición a "salvaje", que viene de "selva", la que no está cultivada. Obviamente la palabra cultura es una metáfora, al igual que la denominación de "salvajes" para los pueblos con los que se fueron encontrando los europeos en su expansión colonial.

Otro insight para mi cuando conecté la palabra "orientar" con la palabra "Oriente", que es de donde sale el sol, y es la referencia que todos tomamos para darnos cuenta dónde están cada uno de los puntos cardinales. Una vez que identificaste de dónde sale el sol mirás hacia ese punto y ya estás "orientado". Frente a vos está el Este. El Oriente. Y a tus espaldas, entonces, queda el Occidente.


¿Será por eso que el hueso de la parte posterior del cráneo se llama "occipital"? Lamentablemente el Diccionario de la Real Academia no provee de la etimología para todas las palabras y no siempre es posible cotejar estas coincidencias. Pero la semejanza resulta sugerente y podría hacer referencia a una costumbre muy antigua, posiblemente originada en la actividad de los navegantes.

Hoy tomamos más como referencia el norte, desde que se inventó la brújula que nos permite "orientarnos" en base al campo magnético de la Tierra en vez de hacerlo en base al sol. Tranquilamente podríamos acuñar el término "nortearse". En fin, una palabra lleva a la otra y el juego puede no tener fin. A mi me resulta apasionante. Me gustaría conocer más sobre las culturas griega y romana, pero este interés compite con otros y por ahora va perdiendo.
Hoy quiero comentar otras coincidencias sugerentes que encontré y que en este caso, dan cuenta de cierto posicionamiento filosófico implícito en nuestro lenguaje, del que creo que vale la pena estar alerta, para no adoptar una filosofía inadvertidamente, sin haberla elegido.

La teoría del don y la diosa fortuna

Este vez mi búsqueda comenzó con la palabra "nefasto", porque sabía que hacía referencia a algo malo pero quería saber qué significa exactamente. Su definición en el DRAE contenía sinónimos que también conocí aproximadamente, y quise conocer con mayor precisión su significado, así es que seguí buscando y terminé armando una red conceptual muy interesante. Esto es lo que fui encontrando, abreviadamente:

Sinónimos de nefasto: desgraciado, funesto, infausto, aciago, triste, ominoso.

Lo contrario es "fasto": Acontecimiento o celebración muy suntuosos (grande y costoso). Lujo, boato, orgullo. En cierto sentido, es bueno, en tanto tiene que ver con la abundancia, opuesta a la privación.

Ominoso: despreciable, condenable, abominable (desagradable por malo), desgraciado.

Des-gracia: mala suerte, algo desagradable.

Desgraciado: Carente de felicidad.
Gracia (del latín: gratia): 1) don, regalo. 2) Cualidad o conjunto de cualidades que hacen agradable a la persona o cosa que las tiene.
Agraciado: agradable (que produce agrado -> de "grado"), afable, con buena suerte

Agrado: obsequio (don), complacencia, gusto

Agradecer: sentir gratitud.
Gratitud: Sentimiento que nos obliga a estimar el BENEFICIO o FAVOR (don) que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera.

Beneficio:
bien que se hace o recibe.

Bien: cosa, objeto, patrimonio, beneficio. Todo aquello que es apto para satisfacer, directa o indirectamente, una necesidad humana.

Favor: ayuda, socorro, gracia, beneficio que se obtiene gratuitamente.
Favorecer: Dar o hacer un favor. Ayudar. Mejorar.
Favorable: Propicio, apacible, benévolo. Que favorece. inclinado a hacer un bien.

Gratuito:
sin costo, de gracia, arbitrario, sin fundamento.

Fortuna: 1) Encadenamiento de los sucesos, considerado como FORTUITO o casual. Suerte. 2. Circunstancia casual de personas y cosas. 3. Suerte FAVORABLE.
Afortunadamente: por casualidad.
Infortunio: Suerte desdichada o fortuna adversa.(Mala suerte). Hecho o acaecimiento desgraciado.

Fortuito: Que sucede inopinada y casualmente.

Casualidad: Combinación de circunstancias que no se pueden prever ni evitar.
Casual: perteneciente o relativo al caso. Que ocurre por casualidad.

Private collection,
Scan by Yellow Lion 2006, CC BY 4.0,
https://commons.wikimedia.org/
w/index.php?curid=1429309


¿Cual es la filosofía implícita en este vocabulario? Que las cualidades buenas (agradables) que tenemos y las cosas buenas que nos ocurren no las tenemos ni nos pasan por elección propia, mérito alguno ni responsabilidad de nuestra parte, sino que nos han sido dados, como un regalo. Nuestras características y circunstancias son consecuencia de una potencia externa que actúa sin reglas, arbitrariamente, caso por caso. Y que nos tocaron por azar (buena suerte). Y si nos faltan cualidades buenas (agradables) o nos ocurren cosas malas es simplemente porque hemos tenido mala suerte. Nosotros no tenemos nada que ver.

Esta sería la postura que los antiguos romanos nos han legado junto con su lengua. Se puede ver cómo se presenta esta postura ante la vida en la forma como personificaron, por ejemplo, a la Fortuna.

Y ahora, si distinguiste esta postura implícita en el lenguaje, como me pasó a mi, ¿te abre posibilidades para lograr lo que querés en tu vida? ¿Qué sentido tiene ponerte objetivos, metas, aspirar a otra cosa, si lo que tenés depende sólo del azar, o de la gracia de Dios?  ¿En qué lugar te pone esta filosofía? ¿Es eso lo que querés creer? Lo que creas determina lo que podés lograr.

Las palabras no son neutras o inocuas. Al contrario, tienen un gran poder. No sólo revelan cómo pensamos sino que también pueden dar forma a nuestros pensamientos, a nuestros modelos mentales y creencias.

Y como dicen que dijo Gandhi


viernes, 7 de julio de 2017

Análisis de redes sociales de organizaciones afro en Argentina

Las siguientes son las imágenes de las redes sciales que acompañan al trabajo titulado "La auto-imagen pública de las organizaciones argentinas de africanos y afrodescendientes. Una netnografía de sus perfiles y redes en medios sociales", publicaod como capítulo del libro ...(a completar después, en prensa)

Cliquear sobre las imágenes para ampliar


Imagen 1. Red total de organizaciones afro y sus referentes

Imagen 2. Red de organizaciones afro y sus referentes. Grupos colapsados.

Imagen 3. Red del Grupo 1 de organizaciones afro y sus referentes.

Imagen 4. Red del Grupo 2 de organizaciones afro y sus referentes.

Imagen 5. Red del Grupo 3 de organizaciones afro y sus referentes.

Imagen 6. Red del Grupo 4 de organizaciones afro y sus referentes

Imagen 7. Red del Grupo 5 de organizaciones afro y sus referentes.

Imagen 8. Red del Grupo 6 de organizaciones afro y sus referentes

Imagen 9.  Red del Grupo 7 de organizaciones afro y sus referentes